Trabajador ferroviario: Probando el Omega Seamaster Railmaster Replicas de Relojes

Si bien nunca voló a la luna ni mantuvo el tiempo en la muñeca de 007, el Omega Railmaster es un reloj práctico y sencillo para usar en el trabajo. En esta característica de la edición de diciembre de 2018 de WatchTime, le damos un vistazo completo.

Diseñado originalmente para personas que trabajan cerca de campos eléctricos, el Omega Seamaster Railmaster de hoy es un reloj de estilo seguro con un moderno movimiento de cronómetro maestro.replicas de relojes Sus índices y las manecillas de hora y minutos en forma de bastón están recubiertos con Super-LumiNova que tiene un color falso-pátina durante el día. Pero cuando cae la oscuridad, estos componentes brillan con una hermosa luminiscencia azul, mientras que un punto brillante pasa tranquilamente los puntos de las marcas de hora triangulares de la esfera. Esta manecilla de segundos "piruleta" con su disco luminoso alude a la forma en que se muestran los segundos en los relojes de las estaciones ferroviarias suizas y subraya la afiliación del Railmaster con el ferrocarril.

Cuando el Railmaster debutó en 1957, fue la última expresión de una larga relación entre Omega y los ferrocarriles. Omega entregó por primera vez relojes de bolsillo a las compañías ferroviarias en 1895. El Railmaster fue el primer reloj de pulsera diseñado específicamente para empleados ferroviarios, científicos, electricistas y técnicos que trabajaban cerca de fuertes corrientes eléctricas.replicas relojes Los primeros relojes Railmaster estaban equipados con un estuche doble especial que podía proteger el movimiento contra los efectos adversos de los campos eléctricos hasta una intensidad de 1.000 gauss.

Cuando se lanzó una edición revisada del clásico de Omega en 2003, el modelo ya estaba equipado con un moderno calibre coaxial que se había desarrollado a fines de los años noventa. Esta variación ya no se produce, pero el Railmaster regresó en una edición de aniversario fabricada en serie en 2017. Revivió el diseño histórico del modelo original de 1957 y mejoró el estilo familiar con varios matices. Al encasillar el calibre 8806 de fabricación automática de Omega, el modelo tenía un aspecto vintage yuxtapuesto con la moderna tecnología de cronómetro maestro, que protege los movimientos de los relojes desde campos magnéticos hasta 15,000 gauss. El Railmaster continúa así una historia que comenzó hace más de 120 años.

A diferencia del modelo de aniversario original y el de edición limitada, la esfera del Railmaster producido en serie, nuestro reloj de prueba, está cepillado verticalmente en lugar de suave, lo que agrega un toque moderno a la cara del reloj. La nostalgia, por otro lado, está representada por el círculo de minutos llamado "estilo ferroviario", que, por cierto,consistió en trazos de índice alargados en el modelo original.replicas patek philippe Por el contrario, los números 3, 6, 9 y 12 hacen una impresión más moderna, que está presente en todos los modelos, pero impresa en diferentes tipos de letra.

El punto de mira en el centro de la esfera se entendió como un símbolo de precisión, que el Railmaster contemporáneo logra de manera confiable gracias al Maestro Cronómetro Calibre 8806. Un certificado COSC prueba que el cronometraje de este calibre cumple con el estándar oficial del cronómetro. Un segundo certificado, este emitido por METAS (el instituto nacional de metrología de Suiza), afirma que el Railmaster supera el nivel de calidad del COSC y, como un cronómetro maestro probado, brinda protección contra campos magnéticos de hasta 15,000 gauss. El Railmaster tiene una garantía de cuatro años.

Al igual que muchos otros movimientos Omega en la actualidad, el Calibre 8806 alcanza los más altos estándares actuales de precisión, precisión de velocidad y resistencia a los campos magnéticos. No funciona tan perfectamente como otros Cronómetros Maestros que hemos probado en el pasado (vea nuestra prueba reciente de Calibre 8900 en Seamaster Planet Ocean), pero mantiene el tiempo muy bien.replicas tag heuer Nuestra máquina de tiempo detectó solo muy pequeñas desviaciones de velocidad entre las posiciones individuales. Y nuestra prueba empírica demostró que este reloj funciona mejor en una muñeca que en la máquina de sincronización.